La modalidad interrogativa marca las proposiciones como una solicitud de información. Es posible estructurar las proposiciones marcadas para el modo interrogativo según la naturaleza de la información solicitada. Si la pregunta está dirigida a obtener una respuesta cerrada, ya sea una afirmación (sí) o una negación (no), se habla de una proposición interrogativa total o de una pregunta total. Ejemplos de preguntas totales son: ¿Vienes? ¿Tendrá hambre? ¿Me llamaron?, todas las cuales pueden ser respondidas con o no.

En cambio, si la pregunta está formulada con la finalidad de obtener una determinada información de tipo circunstancial, tal como quién, dónde, cómo, para qué, por qué, cuándo, entre otras, se habla de proposiciones interrogativas parciales o abiertas. Ejemplos de tales preguntas son: ¿Cuándo vienes? ¿Quién tendrá hambre? ¿Por qué me llamaron?

Las preguntas totales y las preguntas parciales

La razón de distinguir entre uno y otro tipo de proposiciones interrogativas es que en la mayor parte de las lenguas son construidas con estrategias diferentes. En LESCO es así también.

Las proposiciones interrogativas totales, por ejemplo, suelen tener la misma estructura gramatical de una oración declarativa, de las que se diferencian fundamentalmente por los RnM (rasgos no manuales) que las acompañan. Las proposiciones interrogativas parciales, por su parte, llevan un tipo especial de señas cuya función es principalmente permitir la construcción de tales oraciones. Estas señas, que se conocen como señas interrogativas, funcionan dentro de la oración como la parte de ella que sustituyen y con mucha frecuencia alteran el orden de los elementos dentro de la oración.

Las proposiciones interrogativas totales están marcadas en toda su duración por una misma serie de RnM. Fuera de esta marca no se observan otras características formales que defina a este grupo de proposiciones. La Secuencia 263 (CLESCO 007, 00:48-00:49) muestra un ejemplo. En ella, las señas ocurren según el mismo orden no marcado definido para la LESCO (SVO). 

sec263

Secuencia 263

La serie de RnM que marca la oración está formada por los ojos muy abiertos o las cejas arriba (ambos rasgos son difíciles de diferenciar) y la cabeza en posición marcada (aquí sucesivamente inclinada ladeada y adelantada). Estos cambios internos en la posición de la cabeza responden al acompañamiento de diferentes partes de la oración, cada una de las cuales (Pro1, el sujeto Pro1; SABER, el núcleo de predicado; y LUGAR, el modificador del núcleo del predicado) está definida por RnM diferentes. Sin embargo, lo determinante aquí es que todas las señas de la oración están marcados por cambios en la postura de la cabeza y por el RnM cejas arriba/ojos muy abiertos. Estos RnM son los responsables de marcar este grupo de señas como una oración interrogativa total.

La diferencia entre los RnM que acompañan uno y otro tipo de proposiciones son más fácilmente apreciables en los siguientes ejemplos.

La Secuencia 265 (CLESCO 014, 05:23-05:26), abajo, muestra dos preguntas similares, ambas totales, a las que se espera una respuesta en términos de o no (esta secuencia se repite abajo, al final de esta sección, en tomas completas. Se ofrece una reproducción de medio plano así como un acercamiento de la cara del mismo fragmento (Secuencia 265b). Obsérvese en él la combinación de los RnM cejas arriba/ojos muy abiertos y la postura marcada (es decir, distinta de la neutra) de la cabeza. Esto último resulta más fácil de apreciar en el video anexo. Allí se percibe cómo la cabeza cambia brevemente,  de posición al inicio de cada seña, algo que es no es posible apreciar en la secuencia de fotogramas:

 

sec-265-k

Secuencia 265

sec-265b-k

Secuencia 265b

 

La Secuencia 277 (CLESCO 016, 11:47-11:49) muestra la ocurrencia de dos preguntas parciales. Allí pueden apreciarse los RnM correspondientes. Estos incluyen, como las preguntas totales, posiciones de la cabeza que difieren de la neutra, pero a diferencia de aquellas, en esta segunda serie los ojos aparecen semicerrados y el ceño fruncido. Al igual que en los ejemplos anteriores, se ilustran dos aproximaciones diferentes del mismo fragmento:

sec-277

Secuencia 277

sec-277b

Secuencia 277b

 

Debido a que la estructura de las proposiciones interrogativas totales no se diferencia, básicamente del esquema típico de las proposiciones declarativas (ver la definición en la sección modalidad), no será necesario dedicar más espacio a su presentación, que se limitará a lo ya expuesto en esta sección. Las proposiciones interrogativas parciales; sin embargo, son construcciones mucho más complejas, por lo que se les dedicará una sección aparte, a la que se puede acceder a través del siguiente enlace: Preguntas parciales.