La oración compuesta consiste en la combinación de dos o más proposiciones, que juntas forman una unidad de sentido (un juicio completo) y comparten características formales que las diferencian de las demás oraciones que las anteceden o las suceden. Estas características formales suelen ser determinadas en las lenguas señadas por los rasgos no manuales (RnM) que acompañan las señas.

¿Cuándo forman, en LESCO, dos proposiciones adyacentes una oración compuesta y cuándo no? Esta materia está apenas comenzando a ser estudiada, en el marco de este proyecto. No existen antecedentes al respecto.  Sin embargo, ya se pueden adelantar algunas afirmaciones, que permiten hablar de la existencia, en LESCO, de oraciones compuestas. 

¿Cuándo se puede hablar de oración compuesta?

La Secuencia 278b (CLESCO 019, 06:08-06:12) servirá de base para las explicaciones que se requieren en esta sección:

sec_278b_k

Secuencia 278b

Considérese el análisis gramatical de la Secuencia 278b que se muestra a continuación:

tr-22_sec-278b-k

 

La Secuencia 278b muestra una serie de cuatro oraciones. En las Oraciones 2 y 3 hay un único elemento predicativo, lo que implica que son iguales a proposiciones (oración = proposición). Las Oraciones 1 y 4 muestran otras características. En cada una de ellas hay dos elementos predicativos (en la Oración 1, DECIR-2 y preguntar- este último codificado no manualmente;  en la Oración 4, CONTAR y PREOCUPAR). En las Oraciones 1 y 4, por tanto, oración = proposición + proposición.

La razón por la cual unas oraciones son consideradas simples y otras compuestas está relacionada con los RnM que las acompañan. Una mirada atenta a los fotogramas y el video de la Secuencia 278b mostrará una serie de coincidencias en los RnM que acompañan cada oración, especialmente en las posturas de la cabeza y del cuerpo. Esto permite formular el primer criterio que se tomará aquí para definir la oración compuesta: cuando dos o más señas predicativas están dentro de una misma serie de RnM.

El segundo criterio tiene que ver con el hecho de que los RnM de la considerada oración compuesta deben ser distintos a los RnM que acompañan los fragmentos de discurso inmediatamente anteriores y posteriores. Este criterio, que también se aplica a la oración simple (ver sección la proposición), puede, asimismo, apreciarse claramente en la Secuencia 278b.  En esta, además, se cuenta con la suerte de que el señante hizo pausas perceptibles al inicio y final de cada una de las cinco oraciones de la secuencia. Las pausas corresponden a los fotogramas que no llevan debajo ninguna glosa (el último de la primera fila, el tercero de la segunda y el primero y el último de la tercera). Las pausas, cuando aparecen, son claros marcadores de límite de oración en LESCO; sin embargo, no se las encuentra frecuentemente, como aquí. 

 

¿Cómo clasificar las oraciones compuestas en LESCO?

La teoría gramatical suele clasificar las oraciones compuestas según el tipo de vínculo existente entre las proposiciones que las conforman. En caso de que cada una de ellas tenga su propio sujeto y su propio predicado, independientes uno del otro, se habla de oraciones compuestas coordinadas. Si las proposiciones coordinadas se yuxtaponen sin ningún tipo de conector, se habla de oraciones compuestas yuxtapuestas.  Si en cambio, una de las proposiciones es parte del sujeto o parte del predicado de la otra, se habla de oraciones compuestas subordinadas. Finalmente, es posible encontrar proposiciones que se insertan entre los elementos de otra proposición, pero no forman, aparentemente, parte del sujeto ni del predicado de la proposición en la cual se insertan. Estas proposiciones, que se denominarán aquí "incrustadas" son, por lo visto,  un fenómeno discursivo, que consiste, casi siempre, la introducción de una explicación.

Estudios previos realizados en otras lenguas de señas, dan cuenta de la existencia de todos esos tipos de oraciones. En el Corpus LESCO es asimismo posible encontrar ejemplos que corresponden a cada uno de ellos. La Oración 1 de la Secuencia 278b (ver arriba) por ejemplo, muestra dos proposiciones con estructuras independientes, que no están unidas por ningún conector manual. En ella se puede presuponer una oración compleja yuxtapuesta. La Oración cuatro de la Secuencia 278b muestra con CONTAR un ejemplo de incrustación.

La Secuencia 50c (CLESCO 057, 01:05-01:06), abajo, muestra un ejemplo de oración compuesta subordinada. En ella se suceden dos señas predicativas, DESPLAZARSE y VISITAR. La primera de ellas puede ser vista como el núcleo del predicado de la Proposición 1 (NPred1). La segunda de ellas, VISITAR, puede comprenderse como una proposición final, que modifica a DESPLAZARSE (ModNPred1) en el sentido de que es parte del Predicado 1, cuya función es informar de la finalidad de tal evento. Es conveniente tener en cuenta que asi como en LESCO el verbo DESPLAZARSE no forma con VISITAR una frase verbal, tampoco lo hace la secuencia de verbos que traduce a ambos en español: vamos a visitar (esta secuencia no debe tomarse por una perífrasis ir+a+infinitivo -para expresar futuro o aspecto progresivo- puesto que efectivamente, el verbo ir (vamos) conserva en ella su sentido original de desplazamiento físico):   

sec-50b

Secuencia 50c

oracion-23

 

Sin embargo, aun cuando sea posible encontrar ejemplos como los mostrados, se considera que en esta temprana fase del estudio de la LESCO no se cuenta, todavía, con suficientes elementos como para abordar una clasificación de las oraciones compuestas basada en criterios formales. En lugar de ello, se abordará este fenómeno a partir del significado de las oraciones observadas. Esto permite emprender una descripción más completa y orientada, funcionalmente, lo que resultará más útil y de aplicación inmediata a la enseñanza de la LESCO.

Lista de las oraciones compuestas de la LESCO

Las oraciones compuestas, así clasificadas con un criterio semántico, son las siguientes (en cada sección se las define e ilustra):