En el Corpus se observan numerosos casos de verbos que en lugar de nombres o de frases nominales llevan proposiciones como sujetos o como modificadores. Estas proposiciones reciben el nombre de proposiciones sustantivas, porque cumplen funciones similares a las de los nombres. 

Las proposiciones sustantivas, según los datos observados, pueden aparecer de dos formas diferentes:

  1. La primera de ellas en forma de proposiciones incorporadas a otra proposición principal, en relación con la cual hacen las veces de sujetos o modificadores nominales. En este último caso se trata, generalmente, de verbos transitivos, cuya signficación se completa justamente con esa proposición. Estos verbos suelen ser verbos relacionados con la comunicación (como DECIR, OPINAR, EXPRESAR) o el pensamiento (tales como PENSAR, ENTENDER, CREER), cuyos modificadores son, por lo general, ideas complejas cuya expresión requiere de construcciones sintácticas más complejas que nombres léxicos. Ejemplos de ello son ofrecidos abajo por la Secuencia 296. En tales casos, no se observan rasgos no manuales específicos. Se observa que el orden de aparición de estas proposiciones es siempre sucediendo al verbo, se trate de un sujeto o de un modificador del predicado.
  2.  La segunda forma en que estas unidades se presentan es en forma de proposiciones constituidas por señas nominales cuya estructura fonológica no incluye contactos o cercanía con el cuerpo del señante, por lo que pueden articularse en LOC diferentes para referir la existencia de las entidades nombradas. Son, por tanto, nombres verbificados, proposiciones completas, que frecuentemente tienen el rango de oraciones, cuando no se encuentran incorporadas a otras proposiciones principales. Ejemplos de esto son ofrecidos abajo por las Secuencias 228 y 183.

1. Proposiciones sustantivas incorporadas a otra proposición

Un ejemplo de este tipo de proposiciones puede apreciarse abajo en la Secuencia 296 (CLESCO 018, 06:49-06:50). En ella ocurren dos proposiciones sustantivas. La primera de ellas hace las veces del modificador en que se completa el significado del verbo transitivo PENSAR, dice qué es lo pensado: yo pienso que en la (ciencia de la) historia es importante que se tengan a la vista varios documentos.

La segunda de las proposiciones sutantivas allí ocurridas hace las veces de sujeto del adjetivo verbificado IMPORTANTE (es importante). El sujeto es el predicado con proforma LAMINA-B-en+izqc→der. Las manos representan aquí hojas de un libro, documentos, que se disponen en una fila ante los ojos del señante e indican qué es lo importante: es importante que se tengan a la vista varios documentos:

 

sec__296

Secuencia 296

El correspondiente análisis gramatical se muestra a continuación. El sujeto de la proposición formada por LAMINA-B-en es la persona del investigador, que no se nombra en la misma secuencia (tácito) pero se infiere del contexto inmediato: 

oracon-42

´

2. Proposiciones sustantivas formadas por nombres verbificados 

Una forma recurrente en que aparecen las proposiciones sustantivas en LESCO corresponde a las señas nominales verbificadas en virtud de cambios en la LOC léxica para indicar que la entidad referida está en esta locación. La seña nominal, verbificada, constituye una proposición sustantiva, cuyo sujeto y predicado están  "incorporados" a la seña, en el sentido de que los rasgos que permanecen invariables en la seña continúan representando la entidad que la seña usualmente nombra, mientras el cambio de LOC representa la predicación. La Secuencia 228 (CLESCO 025, 01:24-01:27), muestra tres ocurrencias de la seña CASA. La primera de ellas, que se articula en un lugar similar al de su forma léxica, se entiende como un nombre. Las ocurrencias segunda y tercera, que cambian sus LOC léxicas y se articulan en los lados derecho e izquierdo del espacio, se verbifican, pasando a significar una casa está en, con lo que constituyen ambas proposiciones sustantivas, cuyos sujetos y predicados están incorporados a la seña. Estas proposiciones tienen el rango de oraciones, ya que no están incorporadas a otra proposición. De seguido se muestran el ejemplo y su análisis gramatical:

 

sec228

Secuencia 228

´

oracion10x

´

Otro ejemplo similar al anterior se observa abajo en la Secuencia 183 (CLESCO 015, 01:20-01:24). En ella ocurre, como modificador del verbo transitivo VER+del el nombre verbificado (como efecto de la variación de LOC) CARRO: yo vi que había un carro. Un segundo modificador en el que se cumple la transitividad del verbo VER+del es la proposición sustantiva VEHICULO-en, una proposición formada por una seña con proforma. En esa seña se encuentran incorporados el sujeto y el predicado. El análisis gramatical correspondiente se incluye luego de la ilustración: 

sec__183b

Secuencia 183b

´

´oracion_40