Las oraciones concesivas están formadas por dos proposiciones, una de las cuales, la proposición principal, expresa un determinado juicio que la segunda, llamada proposición concesiva, expresa un obstáculo para que lo anterior se cumpla plenamente.

Este tipo de oraciones ocurre una única vez en el Corpus LESCO. Sin embargo, en opinión de algunos informantes, son estructuras comunes en el discurso cotidiano. Se construyen siguiendo el patrón mostrado por el siguiente ejemplo (se trata de una oración propuesta por un informante, que no se tiene registrada en vídeo; sino solamente transcrita):

 

oracion-20

 

En la oración anterior, la seña NO-IMPORTAR aparenta funcionar como un conector concesivo. Sin embargo, el hecho de no tratarse de un ejemplo espontáneo impide determinar si se trata, efectivamente, de un conector que introduce la proposición concesiva o si es otro predicado en la secuencia.

En el Corpus LESCO se ha observado un único ejemplo comparable, también construido con la seña NO-IMPORTAR. Sin embargo, en este ejemplo esta seña actúa, efectivamente, como un predicado, ya que se le antepone un pronombre que actúa bien como sujeto o bien como modificador de NO-IMPORTAR. Se trata de la Secuencia 249 (CLESCO 049, 00:32-00:35). En la traducción se representa el Pro1 contiguo a NO-IMPORTAR como modificador benefactivo (no me importó):

 

sec-249

 Secuencia 249 

La escasez de datos disponibles para el estudio impide profundizar este punto, a fin de proponer una regla de construcción para las oraciones concesivas. Es una materia que debe ser atendida en estudios futuros.