La disyunción (que proviene de la palabra latina que significa "desunión") es una relación lógica entre dos (o más) elementos cuyo valor de verdad se alterna, es decir, que si uno es verdadero, el otro no. En LESCO esta relación lógica se marca con una serie de RnM que acompañan a las señas o proposiciones implicadas en la disyunción. En muchos casos, asimismo, se articula la seña O entre ellas, aunque este rasgo, como se verá más adelante, no es de aparición obligatoria.

La Secuencia 237f (CLESCO 007, 01:54-01:57) muestra un ejemplo de esta construcción, en el que se pueden apreciar tanto los RnM aludidos como el uso de la seña O:

 

sec-237-k

Secuencia 237f

´

Como puede apreciarse arriba en la Secuencia 237f, ambos elementos de la disyunción, las señas DIRECTO y PARADA, es acompañado de un característico descenso de la cabeza, en la transcripción marcado por la adición del rasgo Cabeza InclIzq (inclinada hacia la izquierda) el articular las señas que se ponen en disyunción, que son aquí de carácter predicativo. Entre ambas se inserta la seña O.

Un esquema similar  se observa en la siguiente serie de fotogramas. Se trata de la Secuencia  234c (CLESCO-016, 01:26-01:30), abajo. En ella la disyunción no se verifica entre dos elementos, como en el ejemplo anterior, sino que se observa una enumeración de cuatro elementos en disyunción. Aquí es articulada la seña O, una única vez: 

sec--234_k

Secuencia 234c

 

La estrategia seguida para presentar los elementos de la lista disyuntiva es la de acompañar la seña nuclear de cada elemento con el descenso de la cabeza que ya se mencionó antes. Esto se observa en las señas SORDO, CIEGO, RETARDO-MENTAL y DISCAPACITADO (se ruega leer la nota enlazada aquí, respecto a la traducción de la Secuencia 234c) , cada una de las cuales termina con la cabeza en una postura más baja que la postura en la que se inicia. Nótese que aquí aparece usada también la seña O, pero esta sólo se inserta entre el conector (EN-TERCER-LUGAR) y el elemento enumerado (RETARDO-MENTAL). Los informantes consultados consideran que el uso de esta seña O en tales listas de elementos en disyunción es libre y más bien estilístico. 

La Secuencia 238 (CLESCO 009, 06:20-06:24) , abajo, muestra un ejemplo el que la disyunción prescinde del uso de la seña O. La relación lógica se expresa por yuxtaposición de los elementos disyuntivos, que van cada uno marcados por los RnM de descenso de la cabeza. Los elementos de la disyunción aquí son dos formas flexionadas del verbo VENCER (me vencen/soy vencido, en primer lugar y yo venzo, luego) están marcados por el descenso de cabeza, que en este contexto se marca con el rasgo Cabeza Barb/Atr (barbilla atrás):

sec-238-k

Secuencia 238