Las oraciones adversativas en LESCO exponen una contradicción total o parcial entre dos juicios, cada uno de los cuales es expresado por una proposición. Ambas son unidas por la seña PERO, aunque esta puede ser eventualmente elidida o sustituida por otra seña. Los ejemplos que se observan en el Corpus LESCO presentan siempre la proposición adversativa, la introducida por PERO, en segunda posición. En los ejemplos observados los RnM de las dos proposiciones no evidencian oponerse. Con mucha frecuencia, las dos proposiciones van acompañadas en toda (o casi toda) su duración por el rasgo c+, aunque esto falta en no pocos casos.

La Secuencia 245 (CLESCO 009, 03:16-03:19) muestra un ejemplo de este tipo de construcción, donde se pueden observar las características de orden y de RnM mencionadas en el párrafo anterior:

sec-245

Secuencia 245

La Secuencia 248 (CLESCO 016, 12:29-12:33), abajo, confirma los principios enunciados antes. La proposición principal, representada por el gesto (g)-alivio, tiene RnM similares (cabeza atrás, inclinada a la izquierda y con la barbilla delante ) con varias señas de la proposición adversativa PERO DEBER ASUMIR RESPONSABLE. Ninguna de las dos va acompañada del rasgo c+. La seña BUENO[repetido] es un predicado independiente de la oración adversativa, que introduce una valoración a lo dicho. De allí la repetición y la marca con c+. Según esto, la oración adversativa es en realidad “Fue un gran alivio (...) pero hay que asumir la responsabilidad":

 sec-248-k

Secuencia 248

 

Cambios debidos a la presencia de elementos negativos en alguna de las dos proposiciones

La presencia de elementos negativos en la proposición adversativa no parece alterar ninguno de los rasgos formales descritos. En el siguiente ejemplo podrá observarse una ocurrencia en la que un elemento negativo es contenido por la proposición adversativa (..., pero no...). En tal caso,  tampoco se observan variaciones en la construcción debidas a este hecho. Se trata de la Secuencia 246 (CLESCO 050, 00:48-00:49):

sec-246

Secuencia 246

Algo muy interesante ocurre cuando el elemento negativo aparece contenido en la proposición inicial, de modo que la proposición adversativa debe negar la negación inicial. En ese caso, puede aparecer una seña que refuerza el carácter negativo de PERO. La Secuencia 247 (CLESCO 036, 02:11-02:15) muestra una ocurrencia en la que la seña PERO es "reforzada" por la seña SOLO, que se le pospone (No..., pero solo/pero solamente...). Esta construcción tiene el sentido que en español transmite la conjunción adversativa sino. Los RnM de ambas proposiciones participantes son similares:

sec-247-k

Secuencia 247